jueves, 6 de febrero de 2014

Neville Goddard, Antes de Abraham YO SOY

Neville Lancelot Goddard (1905-1972) supo dar la respuesta adecuada a la "pregunta del Grial" que le formulara su señor, el rey Arturo. Y nos la ha transmitido -pregunta y respuesta- en sus libros y conferencias. Bebió del Grial y, por tanto, fue un recipiente-vivo de la Presencia No-Dual. Y lo interesante para los occidentales es que vivenció su "transmutación alquímica", y la expresó luego en letra y voz, a través de la escritura bíblica, de la Biblia, por lo que podemos considerarle como un Testigo Vivo del esoterismo bíblico, tanto en su faceta judía como cristiana.

En castellano hay un blog centrado en su obra que recomendamos, y donde se encuentran traducidas sus charlas. Pero hoy, aquí, en este post, voy a transcribir, el primer capítulo de uno de sus libros, La fe es tu fortuna, publicado por Obelisco (cuya lectura recomendamos); capítulo en el que, sin duda alguna, queda testimoniada la Comprensión alcanzada por Neville Goddard sobre la cosmogonía esotérica tradicional que pende de la metafísica de la No-Dualidad.



ANTES DE ABRAHAM  YO  SOY

“En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.”

En el principio existía la consciencia no condicionada de ser, y la consciencia no condicionada de ser se tornó condicionada al imaginarse que era algo, y la consciencia no condicionada de ser se convirtió en aquello que había imaginado ser. Así comenzó la creación.

Por esta ley (primero concebir, luego convertirse en lo concebido), todas las cosas evolucionan a partir de la Nada, y sin esta secuencia no hay nada que sea creado.

Antes de que existiera Abraham, o el mundo, YO SOY. Cuando todo el tiempo deje de existir, YO SOY. YO SOY la consciencia informe de ser, concibiéndome como una persona. Por mi eterna ley del ser, debo ser y expresar todo lo que creo ser.

Yo SOY la eterna Nada que contiene dentro de mi ser informe la capacidad de ser todas las cosas. Yo SOY aquello en lo que viven, se mueven y tienen su existencia todas mis ideas de mí mismo, y no existen separadas de eso.

Habito dentro de cada concepto de mí mismo y, desde esa interioridad, busco continuamente trascender todos los conceptos de mí mismo, únicamente porque creo ser eso que trasciende.

Yo SOY la ley del ser y, aparte de MÍ, no hay ninguna ley. Yo SOY lo que Yo SOY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada